¿LO SABÍA USTED?
Quebec es el mayor exportador mundial de productos del arce. Estos productos se venden en unos 50 países, principalmente Estados Unidos, Alemania y Japón.

Las cuatro estaciones

¡Quebec a todo color!


Recorra Quebec en cuatro tiempos: el verano, el otoño, el invierno y la primavera. Disfrute a gusto del calor del sol estival, de los tornasolados colores del otoño, de las vivificantes ventiscas invernales o de la febril renovación primaveral. ¡Cuatro momentos privilegiados para enamorarse de Quebec!

VeranoOtoñoInviernoPrimavera

La primavera

¡Las plantas renacen!

Photographie ¡Qué efervescencia cuando, a mediados de marzo, llegan los primeros días de primavera! Los días son más largos, el sol calienta más, la nieve empieza a fundir. Tras su migración invernal, los gansos blancos regresan dibujando en el cielo azul sus inmensas V blancas. Los ríos, ya sin hielo y cargados de agua, vuelven a ser la atracción de los aficionados al rafting. ¡Y así hasta mayo!

Llega el jarabe de arce

Photographie La savia del arce sube suavemente al ritmo de la congelación y descongelación. Los primeros colonos europeos aprendieron la costumbre amerindia de practicar cortes en este árbol para sacar la savia y eliminar el agua hasta obtener un jarabe denso, muy apreciado por su sabor rico, su color y transparencia. Esta costumbre primaveral dio lugar a una floreciente industria que produce anualmente miles de hectolitros de jarabe, caramelo y azúcar de arce, que constituye el 85% de la producción canadiense.

Savia
Antes de transformarse, la savia sale gota a gota del árbol por tubitos. Antiguamente se colgaba de éstos unos baldes para recoger la savia que, posteriormente, se vertía en toneles transportados por caballos. Actualmente esta operación se ha sustituido en muchos casos por una red de tuberías que lleva la savia al evaporador. Se necesitan 40 litros de savia para producir un litro de jarabe puro.

La cabane à sucre
La cabane à sucre —literalmente ‘cabaña del azúcar’— era el lugar donde tradicionalmente la savia se transformaba en jarabe. Actualmente hay unas 400 cabanes, situadas mayoritariamente cerca de las grandes ciudades, que ofrecen a familias y grupos de amigos una cocina familiar al estilo de antaño: fríjoles con tocino, jamón, tourtière (pastel de carne), tortilla, oreilles de crisse (tocino salado frito) y diversos postres elaborados con productos del arce, como la sabrosa tire, jarabe caliente vertido sobre la nieve, que se enrolla en torno a un palito antes de que se endurezca. Aproveche la ocasión para dar un paseo en carreta por el bosque. Algunas cabañas de azúcar están abiertas al público todo el año; además, se pueden conseguir productos del arce en cualquier momento en los comercios de alimentación.

¡Por fin el buen tiempo!

Photographie Tras el invierno, apetece el sol y respirar tranquilamente un aire templado. Llegan los aperitivos en las terrazas de bares y cafés, las comidas a la sombra de los árboles en flor, o los paseos por los invernaderos del Jardín botánico. Para empezar bien la nueva temporada, nada mejor que pasar por un centro de tratamientos corporales en la ciudad o en el campo.


Voir tous les forfaits
VÉASE TAMBIÉN
ENLACES DE INTERÉS
  • Desea información sobre Quebec?
  • Comunique con nosotros.
     
  • Nos encontrará en
    Facebook Twitter
  • Abónese a nuestro boletín electrónico.
Logo Logo Logo