La situación vinculada a la COVID-19 está cambiando día a día. Para saber si todavía puedes realizar una actividad o si un establecimiento sigue abierto, no dudes en contactarnos por correo electrónico, teléfono o chat.  Nuestros asesores de viaje responderán a tus preguntas de forma gratuita. Ten en cuenta que todos los videos y las fotos de este sitio fueron hechos antes de la pandemia. Para más información sobre las directivas del Gobierno de Quebec específicas para cada región, consulta Quebec.ca/coronavirus y el sitio del gobierno de Canadá.

Rue des Ursulines, Trois-Rivières © M.Julien

Mauricie

Pierda el sentido del tiempo en Maurice. Esta es una región con una belleza natural impresionante situada entre Montréal y la Ciudad de Québec. Se extiende desde el río Saint Laurent hasta el corazón del bosque boreal. Disfrute del paisaje pintoresco, venga a caminar y explorar los densos bosques y viva de cerca la historia y el patrimonio muy bien acompañado por la cálida bienvenida de su gente local.

Ubicación y acceso

Trois-Rivières se encuentra entre Montréal y Québec, en la intersección del río Saint-Laurent y el río Saint-Maurice. La ciudad está conectada a la costa sur por el puente Laviolette y al norte de la región por la carretera 155.

Parc national de la Mauricie © M.Julien
Cité de l’énergie © S.Daoust
Hôtel Sacacomie en automne © TQ/P. Fleming
Microbrasserie Le Temps d'une Pinte, centre-ville de Trois-Rivières © Tourisme Mauricie/Buzz Productions
Chiens de traîneaux © Tourisme Mauricie/M.Julien

¡La Mauricie es espectacular en su totalidad!

Entre al universo mágico e imaginario del cuentista popular Fred Pellerin, visitando con audioguía o paseando en carreta en su ahora famoso pueblo de Saint-Élie-de-Caxton. Durante el Festival Western de St-Tite en Shawinigan, siéntase vaquero y baile al ritmo de la música country. No olvide visitar la cervecería llamada Trou du Diable en Shawinigan, y disfrute las deliciosas cervezas locales y los platillos regionales que han ganado varios premios internacionales. ¿Quiere más?

El Festival Western de St-Tite es uno de los más famosos en su estilo en todo América del Norte. St-Tite, un pueblo pequeño de 4,000 habitantes, sin contar los caballos; recibe cada año casi 600,000 visitantes.

La Mauricie es sinónimo de grandes territorios naturales, de bosques, de lagos y de ríos. El parque nacional de Mauricie, zona natural protegida, es un paraíso para los amantes de la naturaleza y del aire libre: senderismo, ciclismo, camping, canoa, kayak, observación de la fauna. Y tienen un sin fin de posibilidades para experiencias náuticas.

Reme sobre las aguas tranquilas de un lago o en el río Batiscan, o bien, para tener más adrenalina, tome un jetski y pasee por el río Saint-Maurice o baje el río Matawan en kayak o en rafting. ¿Tiene ganas de pescar trucha, lucio o lucioperca americana? Visite La Tuque, ubicado en Haute-Mauricie, es el territorio más grande para cazar y pescar en Quebec y cuenta con 30,000 km2! La suerte estará de su lado.

Para aprovechar al aire libre, la Mauricie cuenta con 4 parques, incluyendo el parque nacional de la Mauricie (536 km2), una Reserva mundial de la biosfera, 2 reservas de vida silvestre, cerca de 80 proveedores de equipo para caza y pesca, un río de 563 km y más de 17,500 lagos.

Desde un punto de vista histórico, la région evoca la industrialización de Quebec. Fundada en 1634, la ciudad de Trois-Rivières es la segunda ciudad de habla francesa más antigua de América del Norte. Ahí se encuentra Boréalis, un museo que relata la industria papelera, un homenaje a los leñadores y a los balseros. El sitio histórico Forges du Saint-Maurice, la primera industria siderúrgica en Canadá (1730), ha contribuido al desarrollo económico de la región durante más de 150 años. ¿Y qué decir de Shawinigan? Ahí es donde el desarrollo hidroeléctrico dio forma y modelo al futuro energético de Quebec. Visite la Cité de l’énergie para conocer toda la historia.

¡Culturalmente hablando, la Mauricie está que explota! ¡Ofrece más de 30 festivales, múltiples museos, Saint-Élie-de-Caxton y su cuentista Fred Pellerin, el Cirque du Soleil en Trois-Rivières, el majestuoso santuario Notre-Dame-du-Cap, experiencias culturales sorprendentes como la cárcel antigua de Trois-Rivières y mucho más!

El Camino del Rey (Chemin du Roy), inaugurado en 1737 es la primera ruta transitable en Canadá para unir las ciudades de Montréal y de Québec. Se extiende a lo largo del río San Lorenzo, en donde estaban ubicadas las viviendas y facilitaba el transporte de correo y de los viajeros entre los territorios.

¡Durante el invierno en Mauricie todo es menos aburrido! ¡Es un verdadero paraíso! Salga y disfrute respirar del aire puro y fresco durante un paseo en el parque nacional de Maurice, en el cual puede practicar el esquí de fondo o caminar con raquetas de nieve. Para los aficionados de las motos de nieve, la región ofrece 2,800 km de pistas nevadas, en excelente estado y condición. Aproveche de una aventura en el mítico gasoducto en Mékinac, en el sendero 360 de la zona de Matawin, o de un paseo por el río Saint-Maurice.

Venga a Sainte-Anne-de-la-Pérade, y viva una experiencia única en el mundo, es la pesca de los ‘petits poissons des chenaux’ (un pequeño pez de la familia del bacalao) en donde se instalará en una cabaña con calefacción  ubicada sobre el río. ¡Es un placer garantizado! ¡Los amantes de los animales podrán realizar una expedición con Manitou Mushers arriba de un trineo jalado por hermosos perros Huskies, ¿Le gusta patinar al aire libre? El laberinto del territorio del bosque perdido ofrece más de 10 kilómetros de senderos a través del bosque!

Cada invierno, desde hace casi 80 años, son cerca de 100,000 personas que vienen a pescar desde una cabaña sobre el hielo el “poulamon”, pez pequeño de la región. Más de 500 cabañas con calefacción están instaladas sobre el río Sainte-Anne. ¡Es una maravillosa actividad familiar!