La situación vinculada a la COVID-19 está cambiando día a día. Para saber si todavía puedes realizar una actividad o si un establecimiento sigue abierto, no dudes en contactarnos por correo electrónico, teléfono o chat.  Nuestros asesores de viaje responderán a tus preguntas de forma gratuita. Ten en cuenta que todos los videos y las fotos de este sitio fueron hechos antes de la pandemia. Para más información sobre las directivas del Gobierno de Quebec específicas para cada región, consulta Quebec.ca/coronavirus y el sitio del gobierno de Canadá.

Tire sur la neige, La Cabane à Pierre, © Chaudière-Appalaches/J.Frenette

La cabaña de azúcar: una tradición primaveral

En Quebec existen dos eventos que marcan la llegada de la primavera: el despertar de la naturaleza y la visita a una cabaña de azúcar. 

Una experiencia artesanal imprescindible

Disfrutar de una comida tradicional y abundante en un ambiente campestre es una de las tradiciones más divertidas que se ha perpetuado desde la creación de estos lugares para festejar la primavera. Aunque la producción de la deliciosa miel de maple sea suficiente excusa para visitar la cabaña, también se ofrecen actividades con animación, baile con música folclórica; y como un componente educativo, un recorrido por las instalaciones con explicaciones del proceso. Durante el procedimiento el primer descubrimiento es su fragancia y delicioso aroma el cual lo conducirá desde la recolección de la savia de maple hasta la formación de la miel. 

Es ese sabor delicioso el cual agregamos a nuestras crepas, waffles, pan francés, con el que marinamos las carnes o simplemente agregamos a muchas de nuestras recetas. El mismo que exportamos en grandes cantidades (Quebec genera 74% de la producción mundial de miel de maple) para los públicos alemanes y japoneses, entre otros, quienes lo consideran ¡muy exótico!  

Una tradición indígena que se mantiene viva

El proceso de recolección y transportación de la savia de maple se ha modernizado desde los tiempos en que los nativos americanos cortaban los arces con sus hachas, sin embargo el proceso de producción no está tan lejos de sus orígenes. Para transformar la savia en miel por medio de evaporación se construyeron refugios de madera para proteger la miel y minimizar la pérdida del calor causada por la cocción al aire libre. Por esta razón, las cabañas de azúcar forman parte del paisaje quebequense desde principios del siglo XIX

 

À la cabane à sucre, La Cabane à Pierre © Chaudière-Appalaches/J.Frenette
Tire sur la neige, La Cabane à Pierre © Chaudière-Appalaches/J.Frenette

Algunas cabañas de azúcar han preservado su encanto artesanal, mientras que otras son más comercializadas. Sin embargo, la miel de maple siempre está omnipresente. Casi todos los platillos servidos están preparados con miel o literalmente bañados en la miel de maple como: el jamón, los frijoles con tocino, salchichas, huevos y crepas.

¡Y que se puede decir del pastel de miel de maple! La sopa de chícharos y las ‘oreilles de crisse’, un tipo de chicharrón, son los únicos platillos que cortan un poco lo dulce de la experiencia. 

También se puede, y se debe, disfrutar la tira de maple caliente, servida sobre nieve fresca y envuelta alrededor de un palito de madera. Aunque usted esté satisfecho ésta es la mejor manera de terminar su comida.

Llévese un poco de la cabaña a su casa

Para completar la experiencia, puede abastecerse de miel de maple y de sus productos derivados como la mantequilla, el azúcar, el caramelo, el pan de azúcar, la mermelada, los dulces y hasta bebidas alcohólicas elaboradas con maple.

 

Cabane à sucre, Chaudière-Appalaches © TQ/M.Dupuis