La gran fuente de alimentos que representa el río San Lorenzo ofrece delicias inesperadas.

Pensamos en pescado ahumado en Bas-Saint-Laurent, camarones del norte en Gaspésie, callos de hacha en la costa norte y langostas en Îles-de-la-Madeleine. Bacalao, arenque, halibut, rodaballo, caballa, salmón ahumado, cangrejo de nieve, mejillones, almejas, caracoles marinos y otros se integran a la lista. En Quebec, nos encantan los sabores del mar.

Estaciones

Degustamos los sabores del mar todo el año. En primavera, los supermercados están repletos de langostas. Y de septiembre a diciembre, de ostras.

¿Sabías que?

Fourchette bleue da prioridad a las especies desconocidas del San Lorenzo y el desarrollo sostenible.